Ya estoy grande para empezar a emprender

Es bastante habitual escuchar frases relacionadas a la edad como impedimento. Incluso trabajando con personas que apenas pasan los treinta años, me han manifestado que dudan de sus condiciones meramente por la cantidad de cumpleaños acumulados.

El emprendedor joven, líder de una red social o ceo de una startup de moda han sido las noticias que mas impactan en los medios y por ende una persona que trabaja en relación de dependencia muchas veces entra en la idea que la variable edad marca ineludiblemente el éxito o no de un emprendimiento.

Si bien existen casos de personas que a una corta edad han alcanzado el llamado “éxito” (palabra que discutiremos en otro artículo), también es cierto que los datos cuantitativos (https://mitsloan.mit.edu/ideas-made-to-matter/20-year-old-entrepreneur-a-lie)  muestran que las empresas que son lideradas por personas que superan la denominada “mediana edad”, tienen mayor probabilidad no solo de ser rentables y escalables financieramente, sino que tienden a ser sostenibles a largo plazo.

Acá te presento razones por las cuales estar caminando (o pasando) la línea de los 40 años es un momento clave para que consideres iniciar tu propio emprendimiento. La intención es que dichos fundamentos no los tomes como compartimientos estancos, sino mas bien como una caja de herramientas integrales que te den mayor fortaleza para el alcance de tus objetivos.

Contas con una red de contactos más grande.

Cuando hablamos de capital, muchas veces las personas lo relacionan solamente con el capital financiero pasando por alto que contamos también con el “capital humano”.

Al rondar los 40 años tenes un recorrido de vida en la que conoces a muchas personas y por ende dispones de posibilidades de interacción y confianza que al rondar los 20 es muy probable no sea la misma.

Aparte dichas conexiones son relaciones consolidadas a través del tiempo con mayor profundidad, teniendo una ventaja amplia en términos de habilidades personales y convocatoria para potenciales proyectos.

Conocimiento del trabajo en equipo.

La experiencia en fuerzas de seguridad lleva como característica el formar parte de equipos de trabajo donde uno va aprendiendo la importancia del aporte que todos hacen para cumplir un objetivo.

Como dice la frase popular: “Lo importante no es saber, sino tener el teléfono de los que saben”. Yo la reformularía diciendo: que es importante saber, pero que es clave sumar en tu contexto personas que aporten conocimientos que te falten o enriquezcan los que ya tienes.

La experiencia de vida.

Estar en el grupo de las cuatro décadas, te ha permitido un recorrido de vida con momentos de sufrimiento que se convierten en cicatrices que bien utilizadas marcan un diferencial importante.

Tenes en claro lo que querés, haces foco en lo importante y obtenes mayores facilidades para detectar tus puntos fuertes.

A los 40 ya tuviste altibajos, victorias y fracasos. El resultado (si lo canalizas positivamente) es que posees cosas que ofrecer a los que vienen detrás de vos.

Dichas características no se refieren a las habilidades laborales únicamente sino también aquellas que incluyen el autoconocimiento y las habilidades emocionales.

Por otro lado, me podés decir: “tengo 40 y no tengo en claro que voy hacer…”

 SI es tu caso. NO te preocupes

Si bien es cierto que la edad no conlleva garantías de autoconocimiento, SI es probable que puedas abordar este proceso con mayor apertura y madurez que la media de personas veinteañeras.

La responsabilidad como eje.

A diferencia muchas veces de la juventud, la edad depara una característica clave que es la responsabilidad integral. Tener una pareja, hijos, ser miembro de una comunidad son aspectos que cobran importancia en la vida de una persona y sentirse en compromiso con algo mayor te permite encarar proyectos laborales con una cabeza alejada de superficialidades o liviandades.

Como dice Stephen Covey debemos poner “primero lo primero” y a cierta edad las prioridades de nuestra vida se tornan mas fáciles de percibir, como es el caso de tener una familia como base de apoyo (incluso impulso) para la creación de un propio camino laboral.

Para mí, tener una familia es una ventaja, puesto que me brinda motivación, asistencia y confianza para iniciar y fortalecer mis emprendimientos de servicio.

Tiempo limitado.

¿Es una ventaja? SI. ES UNA VENTAJA.

Al tener menos tiempo en forma práctica diaria debido a las obligaciones de contexto en el que te encuentras y a su vez menos tiempo de vida que un veinteañero (es duro, pero sería bueno que lo tengas en cuenta😁), nos posiciona de forma diferente ante a los desafíos.

Es decir, ya no podés darte el lujo de andar en diez cosas a la vez. Debes concentrarte en una sola cosa y eso en días de hoy donde el ser humano está expuesto a miles de estímulos VALE ORO.

Vas a disponerte a seguir procesos y continuarlos metódicamente, cosa que sucede con menos frecuencia en gente mas joven que son propensos a lo “nuevo y brillante” en cada minuto de sus vidas.

“El valor que mejor se paga en estos tiempos, no es la genialidad. Es el enfoque”

Tenes una historia

A diferencia de gente mas joven, las cicatrices ganadas en batallas de tu vida se convierten en una historia que puede inspirar a miles de personas.

Debemos adecuarnos a un mundo en constante cambio y sobre todo en el ámbito laboral, donde las marcas e instituciones cada vez les cuesta mas sostenerse en estructuras o logotipos que antes se vendían por sí solas.

“Las personas confían en personas y las personas se componen de historias”

La complejidad de haber estado en una fuerza de seguridad lejos de ser un hecho que tenemos que esconder, es una experiencia que nos otorga cientos de herramientas que aportan valor al mundo. Depende de nosotros saber utilizarlas en el emprendimiento o proyecto que encaremos.

Pensalo….

Como bien sabes, no soy adepto de las frases: “persigue tus sueños” o “deja todo y sigue tu pasión”. Contrario a ello me apoyo en que todos tenemos habilidades que pueden hacer de este mundo un lugar mejor, pero ello no se hace sin esfuerzo y enfoque.

Estas ventajas existen, pero dependerá de vos que las utilices para pasar a la acción, ya que en cinco o diez años (hagas o no) serás más viejo. Tu decisión puede ser haberte animado al desafío de utilizar estas herramientas o por lo contrario haberlas dejado juntando óxido en tu caja de recuerdos.  

Aquí podes escuchar el episodio del podcast donde hablamos de esta temática 👇

Si esto te interesó y queres dejarme un comentario o hacerme llegar tus consultas, no dudes en comunicarte conmigo a contacto@comopasararetiro.com

Hasta la próxima!

Mario Poterala

Mario Poterala

Comparte este artículo

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email
WhatsApp
Telegram

Recibe este Ebook gratuito que te ayudará a evaluar las 8 áreas de tu vida antes de retirarte!

¿Queres diseñar el camino propio y así emprender el resto de tu vida?

Recibe en forma gratuita este pack herramientas que te ayudarán a dar ese paso laboral y emocional de liderar tu vida con tiempo para vos y tus seres queridos